El Gobierno de España ha iniciado las actuaciones necesarias para rebajar de 35 a 20 el número de peonadas necesarias para acceder al subsidio y a la renta agraria, atendiendo a las demandas y necesidades del sector y poniendo de manifiesto, una vez más, que el campo y el empleo agrario son una prioridad para el Ministerio de Empleo y Seguridad Social y para el Ejecutivo de Mariano Rajoy.

De esta forma, se garantizará que la sequía no afectará a la percepción de la renta y el subsidio agrarios a los más 205.000 trabajadores del campo andaluz y extremeño que al año se benefician de estas ayudas.

La rebaja de las peonadas beneficiará a un total de 60.000 trabajadores del campo en Andalucía y Extremadura, de los que 56.863 son andaluces.

Para llevar a cabo la medida, que se aprobará con carácter retroactivo y tendrá efecto desde el 1 de septiembre del año anterior, el Gobierno ha promovido las correspondientes enmiendas parlamentarias. Ello quiere decir que ningún trabajador agrario de Andalucía y Extremadura perderá el derecho al subsidio agrario por una mala evolución de la cosecha como consecuencia de la sequía.

Según los datos recabados por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPAMA), se ha registrado una caída en la producción del olivar respecto a la campaña anterior del 20 %, en el caso de Andalucía, y del 10 % en Extremadura.