Tras el pregón del pasado martes llegaba el turno de los cuatro pasacalles que los Gigantes y Cabezudos realizan durante la Feria de Ubrique. El primero de ellos dejó una afluencia y un ambiente como no recordaban el grupo organizador, según palabras de Fede Puerto, quien cree que el pregón ha podido tener mucho que ver. Durante el segundo pasacalles ha recordado las sensaciones que les dejaba el pregón, donde quedaron maravillados por la respuesta del pueblo que abarrotó la Plaza de la Estrella. Algo que les ha supuesto una bocanada de aire fresco para seguir sembrando la ilusión en los ojos de los niños.

Pese a aumentar hasta 40 el número de cabezas disponibles y, por tanto, las plazas disponibles para los niños en el desfile, durante las dos primeras jornadas ha habido pequeños que se han quedado sin la misma, siendo emplazados a participar en los dos últimos días. Por otro lado, Fede Puerto ha agradecido las palabras que la alcaldesa, Isabel Gómez, les dedicaba sobre el escenario, definiéndolos como “los guardianes de las tradiciones de nuestra feria”.