El coronavirus ha evitado que una de las mejores generaciones del baloncesto ubriqueño en la última década tenga un final feliz. Después de dos títulos de Copa Andalucía B consecutivos (uno en categoría cadete y otro en categoría junior), el equipo de Juande Núñez no podrá despedirse del baloncesto base con otro campeonato al que aspiraban como uno de los máximos favoritos.

 Los ubriqueños vieron interrumpida su temporada justo antes de comenzar la segunda fase, la cual encaraban como líderes con 5 victorias y 1 derrota fruto de los resultados arrastrados de la primera fase frente a los rivales directos. En total, el año se ha saldado con 11 triunfos y sólo una derrota, paradójicamente encajada en el último partido en Arcos.

Juande Núñez ha hecho balance no sólo de esta temporada sino de los 12 años en los que no sólo ha formado a jugadores de baloncesto sino también a personas, inculcándole toda serie de valores que han ido adquiriendo durante todo este crecimiento. Para el recuerdo quedan momentos buenos tanto dentro de la cancha (como los dos campeonatos y un subcampeonatos).

También ha habido otros no tan buenos, e incluso duros, como tener que dejar fuera de las diferentes convocatorias a niños. No obstante, el camino ha sido bonito, y posible gracias a ese grupo de niños, al compromiso de los padres y resto del cuerpo técnico así como al principal patrocinador, Fercave Asesores. Además, ha querido reconocer la labor encomiable del presidente del CABU, Fernando Corrales

 De cara al futuro, Juande espera que aquellos jugadores nacidos en 2003 puedan conformar un buen equipo para la próxima temporada junto a aquellos que suben de la categoría cadete de la mano de Ángel Pérez. También espera que haya algunos jugadores que den el salto a la categoría senior y no dejen de lado el baloncesto pese a continuar con sus estudios fuera de la localidad.

 En cuanto a él, no descarta nada puesto que no tiene nada consensuado con el club pero sí le gustaría dedicarse a equipos de formación, en categoría minibasket y poder echar a andar equipos que continúen con otros monitores. A este respecto, considera que el CABU debe trabajar con el Patronato de la mano para fomentar las Escuelas e incluso retomar las Ligas Escolares para captar jugadores y también nuevos entrenadores.