Del 10 al 13 del octubre, Benaocaz celebra la octava edición de su Feria Ganadera. En ella se pone en valor las razas autóctonas de la Sierra, como la cabra Payoya, la oveja Merina de Grazalema, el cerdo dorado o la vaca retinta. Un evento que sirve a demás para dar a conocer las cualidades gastronómicas de los quesos elaborados en la zona.

 La Feria Ganadera está en auge y prueba de ello es que el programa de esta edición incluye una gran variedad de actividades aparte de la exposición de ganado y el concurso morfológico para el cual ya se ha anunciado un aumento de ejemplares de todas las categorías. Se trata, según cuenta la alcaldesa de Benaocaz, Ana Belén García, de una feria que cuenta con una gran expectación y donde el público de cualquier edad encuentra actividades atractivas entre acciones culturales, talleres y degustaciones.

 En el marco de esta feria, Asaja llevará a cabo la celebración de unas jornadas técnicas centradas en un asunto de actualidad para los productores como los controles de salud y enfermedades.

 Ana Belén García explicaba que la feria redunda en aspectos como el turístico, el gastronómico y la fijación de la población al territorio, lo que se traduce en conjunto en una dinamización económica de toda la comarca.

 Durante los días que dura la feria, los asistentes podrán aprender y disfrutar además de conocer lo que la ganadería aporta al medio ambiente y la sostenibilidad en un momento en el que tanto se critica al sector como responsable del cambio climático.