Este fin de semana estaba prevista la celebración de la ya consolidada y reconocida Feria del Caracol de Bornos, que desde 2016 reúne a gastrónomos y amantes de este delicioso manjar. Debido a la crisis sanitaria actual, el Ayuntamiento decidía suspenderla de manera presencial pero, en su lugar, ha creado una serie de actividades alternativas para animar a consumir y disfrutar de los caracoles de la zona.

Hugo Palomares, alcalde del municipio, ha apelado a aquello que dicen del ‘renovarse o morir’ y cree que esta feria se presenta como una buena oportunidad para trascender la localidad y que otros pueblos de la comarca conozcan y se unan a la celebración para que el año próximo puedan disfrutarla in situ.

Para ello han propuesto una serie de actividades para realizar en familia, siempre con el humor como hilo conductor. La primera de ellas es un ‘challenge’ que consiste en grabar un vídeo comiendo 10 caracoles en 10 segundos y retar a otros amigos. La segunda consiste en grabar un vídeo con la app ‘Tik Tok’ que sea original, divertido y contenga la palabra o música caracol.

Para los pequeños, el Consistorio ha organizado puzles, rompecabezas y juegos de habilidad. Además, nos animan a enseñar cómo los cocinamos, de manera tradicional o innovadora o subir, todo ello con la etiqueta #FeriaCaracolBornos, la receta que más nos gusta.

 Al margen de este evento, Hugo Palomares ha celebrado que, a partir de septiembre, la escuela infantil de Bornos se ubicará en las renovadas instalaciones de la calle Olivo. Todo ello después de duros años de trabajo, mucha burocracia, llamadas, reuniones, y quebraderos de cabeza que han terminado con un final feliz para los más pequeños y su educación.