Cádiz afrontará las próximas dos semanas en la fase 3 de la desescalada, en la que damos un paso más hacia la denominada como ‘nueva normalidad’ y en la que gozaremos de unas medidas menos restrictivas que estos días atrás. La actividad va volviendo a negocios, comercios, empleo y el día a día en general de los ciudadanos y eso nos hace vivir un tanto más felices.

 No obstante, el psicólogo José Antonio Galiani, sostiene que vivimos un momento “happy”, es decir, de “felicidad ficticia y un tanto amañada” ya que en cierto modo nos encontramos “entumecidos, esperando saber lo que va a pasar”.

Para el director del Centro Psicosanitario Galiani, la realidad nos dará de bruces en septiembre, una vez pase el tiempo estival en el que siempre todos miramos hacia otro lado y tengamos que hacer frente a un otoño y un invierno con su consiguiente ‘vuelta al cole’. “Ahora estamos más centrados en lo que nos gustaría hacer”, señala.

Esta situación nos coloca a cada instante en un nuevo escenario, incierto para todos y con incertidumbre, que requiere cierto nivel de gestión ya que encontramos frecuentes frenazos en nuestros impulsos. Todo ello provoca un desgaste emocional que cuesta trabajo gestionar.

 Para José Antonio Galiani es indiscutible vivir el presente ya que ‘el que teme padecer, padece ya lo que teme’. Por ello nos pide que no nos adelantemos a la situación pero que, al igual que nos estamos proveyendo de material sanitario para un posible rebrote, también debemos proveernos de un armazón mental para lidiar con las cuestiones del día a día que van a sobrevenir.