El VII concurso de ‘Sopas Cocías‘ de Benamahoma fue todo un éxito este pasado fin de semana, con un total de 21 concursantes, que llegaron de diferentes lugares de las provincias de Cádiz, Sevilla o Málaga, entre ellos numerosos serranos. Este año, con un cupo máximo de participantes dispuesto por la organización, se quedaron un total de 20 personas en reserva, aspirando a poder cocinar sus sopas ante las decenas de personas que participaron en este evento gastronómico.

El concurso ha crecido en estos años a una velocidad vertiginosa, y es ya por méritos propios una de las grandes citas gastronómicas de la Sierra de Cádiz”, defendió el alcalde de Grazalema, Carlos Javier García, quien destacó cómo “se ha logrado con este evento un claro reencuentro con nuestra tradición gastronómica, poniendo en valor este plato que tiene como base el pan y los tradicionales productos de las conocidas huertas de Benamahoma”.

Durante el concurso se sirvieron unas 200 degustaciones gratuitas de sopas cocías, a base de ingredientes como el tomate o los espárragos. Voluntarios de la Asociación Moros y Cristianos, que organizan el evento junto al Ayuntamiento, fueron los encargados de su elaboración. Así también, se pudieron probar cada una de las 21 sopas participantes, entre las que se premió tanto el sabor como también la presentación. El jurado estuvo integrado por representantes de colectivos de Benamahoma, y así también algunos otros invitados por la organización.

Finalmente, junto a un diploma para cada uno de los participantes, que también se llevaron como recuerdo un delantal serigrafiado de Moros y Cristianos, el primer premio al mejor sabor fue para Manuel Ruiz Monreal (de Lebrija), y el segundo para Manuel Miguel Salguero Sánchez (natural de Benamahoma). El premio a la mejor presentación fue para Pastora González Ruiz, también de Benamahoma, que empleó espárragos para la decoración.