La artista ubriqueña, Estefanía Hernández, presenta este viernes a partir de las 20:00 horas en la Sala de Exposiciones de la Fundación López Mariscal su última exposición. En ella rompe radicalmente con lo que venía haciendo en sus últimas obras y da un giro artístico a sus composiciones metiéndole el color. Estefanía Hernández asegura que esta idea del color nace como una salida del blanco y negro al que nos tenía acostumbrados y ello se debe, entre otras cosas, a la necesidad de mostrar lo que ve, lo que le percibe y lo que le transmite todo lo que le rodea.

El color, asegura Estefanía Hernández, le sirve para salir de su zona de confort, que es el blanco y negro. Ahí se siente a gusto ya que controla las tramas pero ahora el color le da esa dosis de adrenalina y vértigo que le gusta. Se trata de darle vida a las cosas, aportar vitalidad a lo que pasa desapercibido y darle color a lo cotidiano.

El uso del color no es la única sorpresa que esconde esta exposición. Estefanía Hernández ha cuidado minuciosamente la manera de presentarlo y asegura que todo lo cotidiano puede convertirse en arte. A diferencia de su última exposición, esta no presenta aparentemente un hilo conductor en las obras aunque Estefanía asegura que en el fondo sí lo hay. Con estas obras, la ubriqueña nos enseña que lo más insignificante de todo lo que nos rodea puede convertirse en una imagen que provoque una sonrisa.