La Escuela de Artesanos de la Piel de Ubrique retomaba su actividad formativa presencial el pasado 1 de septiembre.

Después de seis meses cerradas, las aulas volvían a recibir a los alumnos que cursan actualmente el curso de Pequeña Marroquinería y los dos de Maquinista y que quedaron paralizados por el coronavirus. 

 De todos ellos, el de Pequeña Marroquinería es el más próximo a finalizar, restándole tan sólo 2 de los 8 meses de duración que tiene. Nada más concluir, y atendiendo al funcionamiento de la escuela, comenzará otra nueva promoción, ocurriendo lo mismo con los de Maquinista. Se espera que entre finales de 2020 e inicios de 2021 den comienzo estas nuevas hornadas. La situación laboral provoca, por diversos factores, que la demanda sobre estos cursos crezca. 

En lo relativo al protocolo a seguir, Juan Enrique Gutiérrez, director de la Escuela, ha explicado que las instalaciones con las que cuentan han facilitado tanto la elaboración del protocolo COVID como el día a día en la Escuela bajo el estricto cumplimiento de todas las medidas higiénico sanitarias. Este no merma a la docencia por parte de los profesores ni al aprendizaje de los alumnos. 

Juan Enrique Gutiérrez se ha referido a la reciente creación de las enseñanzas de FP de marroquinería y ha explicado que sólo hay uno específico sobre esta profesión que es el que verdaderamente puede interesar al sector. 

 A este respecto ha recordado que el proyecto de esta Escuela, creado seis años atrás, va a continuar y lo va a hacer buscando el ansiado certificado de profesionalidad por parte del Gobierno. En el futuro también aparece la FP Dual como una alternativa en pro de dignificar y relanzar el sector.