Ubrique Unión Deportiva y Jerez Industrial ofrecieron un espectáculo por todo lo alto que acabó con empate a 4. Ambos equipos, anclados en la zona alta de la clasificación rindieron uno de los mejores partidos de la temporada en esta categoría. Un intercambio de golpes que tuvo de todo. Tuvo goles, golazos, emoción y polémica para una tarde que tardaremos en olvidar.

En el Antonio Barbadillo se presentaba uno de los gallitos de esta Primera Andaluza. Para ganar o empatar al Jerez Industrial hace falta hacer muchas cosas bien después de que se haya reforzado mucho y bien durante el parón invernal. Sin embargo, el Ubrique juega con la baza de la ilusión de un equipo en el que tanto jugadores como cuerpo técnico y afición se han empeñado en soñar. Soñar con luchar cada balón y plantarle cara al rival que tenga delante, se llame como se llame, para que luego sea la pelota y la clasificación la que dicte dónde deben estar a final de temporada. Como dicen por la capital gaditana, “la entrega y la lucha no se negocian”.

Comenzó dando primero el Ubrique, que se adelantó hasta en tres ocasiones, por medio de Peluca

Algo adelantaban Ángel Román y Miguel Domínguez en la previa: “el que quiera ganarnos va a tener que correr mucho”. Ayer lo dejaron claro en un choque de poder a poder vibrante para los espectadores, no tanto así para los entrenadores.

Comenzó dando primero el Ubrique, que se adelantó hasta en tres ocasiones, por medio de Peluca. El delantero remataba con la mano en el segundo palo un centro de Paco desde el córner. El colegiado no lo apreció y el tanto subió al marcador. También subió el tanto de Jesús Barrera, que ya anotaba en el Barbadillo en la primera vuelta con su exequipo, el Villamartín. Un gol en el que los jugadores ubriqueños pidieron falta sobre el meta Alberto en el área pequeña.

En el 25 Paco fabricó una obra de arte. Recibió en la izquierda, caracoleó para zafarse de los tres rivales que le rodeaban y la colocó en la misma escuadra. Gol para echarse las manos a la cabeza.

Con el 2-1 llegó el descanso y nada más reanudarse el choque empató el Jerez Industrial de penalti

Con el 2-1 llegó el descanso y nada más reanudarse el choque empató el Jerez Industrial de penalti. Jesús vio recompensado su trabajo con un gol que logró poner en ventaja por tercera vez en el choque al Ubrique pero el Jerez Industrial dio buena cuenta de su potencial y logró darle la vuelta al marcador. A 10 minutos del final, Ángel Román cabeceó en el segundo palo una falta botada de nuevo por Paco, de cuyas botas nacieron los 4 goles locales, y prolongada por Barra.

Finalmente reparto de puntos justo a tenor del esfuerzo de ambos equipos que vieron recompensado así el espectáculo que ofrecieron sobre el césped. Sobre el partido hemos conversado con Paco Pérez quien ha señalado que al equipo quizás le falte una mezcla de concentración, experiencia y suerte en los momentos puntuales para vencer a los equipos de arriba. No obstante, el ‘4’ ubriqueño se ha mostrado satisfecho por el trabajo realizado por todo el equipo y el apoyo de la afición.