Francisco Panadero y Jesús Orellana han sido dos de los nombres propios del mercado de fichajes en la Tercera División. El delantero de la Lebrijana ha despertado el interés de muchos equipos gracias al rendimiento de su trabajo que se ha traducido en diez goles hasta el momento. El Alcorcón es uno de esos clubes que trataron de hacerse con sus servicios para incorporarlo a su equipo filial. El acuerdo parecía hecho pero finalmente el pacto entre clubes no se oficializó y el jugador ubriqueño seguirá jugando en el equipo sevillano.

Panadero ha señalado en SER Deportivos que se debe al club que le ha dado la oportunidad de saltar a la Tercera División y que sigue igual de motivado y comprometido que siempre. De hecho, le hizo saber desde el primer momento a la Lebrijana que en ningún momento forzaría una salida si ellos no la vieran factible. En cuanto al terreno colectivo, el equipo sevillano se ha erigido en el equipo más en forma del grupo décimo ya que no conocen la derrota en este 2019, con cuatro victorias y un empate en los últimos cinco partidos. Con el descenso a 10 puntos y la liguilla de ascenso a 14, el delantero asegura que el objetivo ahora es “soñar”. Soñar con seguir haciendo lo que hasta ahora y aprovechar la dinámica positiva para que sea la clasificación la que juzgue.

Por su parte, Jesús Orellana ha cambiado de aires en este mercado invernal. El central ubriqueño ha logrado salir del Guadalcacín, algo que perseguía desde verano cuando incluso llegó a un acuerdo con un equipo toledano. El conjunto jerezano no le ha facilitado en ningún momento la salida pese a que el jugador manifestó no sentirse a gusto. Orellana se incorporó en la novena jornada a la disciplina del Guadalcacín con la llegada de Jesús Mendoza al banquillo y con la promesa de que le dejarían salir en enero.

Una promesa que no se cumplió e incluso el ubriqueño decidió dejar el fútbol. En un último intento logró desvincularse de su ya exequipo y poner rumbo a Valencia. Concretamente al Torre Levante, equipo que lucha por salir del descenso en el grupo sexto. Jesús Orellana se ha mostrado optimista y motivado para ayudar a un equipo el cual considera que tiene un potencial muy superior al que muestra la clasificación. En SER Deportivos ha señalado que ha caído de pie en la ciudad y en el equipo y que está dispuesto a ayudar a su nuevo club una vez los peores tiempos han pasado.