Ecologistas en Acción exige al Ayuntamiento de El Bosque que se retire el hormigón con el que han tapado los alcorques de los naranjos del municipio ya que debilita los árboles, acorta sensiblemente su vida y les produce finalmente la muerte.

 Juan Clavero, portavoz de Ecologistas en Acción ha explicado que rellenar con hormigón el alcorque de un árbol impide que este realice las funciones fundamentales para la vida, como es la recogida del agua de lluvia o de riego, permitir que se oxigenen las raíces, el aporte de nutrientes al suelo,… en definitiva, garantizar que se mantengan vivos y sanos. Por otro lado, el cierre de los alcorques eliminará los microorganismos del suelo, indispensables para el aporte de nutrientes esenciales para los árboles. Las aves e insectos, también se verán afectados porque se les arrebata otro trocito más de su hábitat. Estos últimos encargados, por ejemplo, de la polinización. En el caso de El Bosque, los efectos se agravarán al no haberse dejado espacio alguno entre el hormigón y el árbol. Esto provocará que el tronco se estrangule al impedir su crecimiento.

El colectivo apunta que el de El Bosque no es el único ayuntamiento que se ha apuntado a esta ‘moda’ de sellar con hormigón los alcorques, algo que “esgrime la alcaldesa de El Bosque como argumento de peso”. Estos ayuntamientos suelen aducir para justificarlo que así no crecen las mal llamadas malas hierbas y, por lo tanto, se reduce la mano de obra para mantenimiento, que los alcorques se llenan de basura y que se evitan barreras arquitectónicas. Pero el sellado de los alcorques también requiere mantenimiento. “No es una solución para la basura, pues los incívicos que tiraba la basura allí, ahora la tirarán en otro lado”, apunta Ecologistas. Y, por último, en el caso de El Bosque, no se salvan muchas barreras arquitectónicas, pues muchos alcorques se han dejado con un bordillo elevado.

 En la sintonía de Radio Comarca, Juan Clavero ha señalado que algunos ayuntamientos están dando ya marcha atrás a esta práctica por los daños demostrados al arbolado urbano, y están retirando los hormigones y resinas que sellan los alcorques.