La Agencia Tributaria ha archivado los expedientes abiertos contra Juan Clavero (20.700€) y Antonio Acosta (1.600€) por contrabando de tortugas mora. La administración reconoce ahora que la conducta de los ecologistas se dirigió al estricto cumplimiento de las leyes internacionales de protección y conservación de los animales en peligro de extinción.

 Una decisión que el propio Juan Clavero considera justa si bien no esconde que se han llevado un buen susto ante la cuantía desproporcionada. El portavoz de Ecologistas en Acción asegura que se ha rectificado a tiempo y ha tenido una resolución satisfactoria una vez han conocido el objetivo real del proyecto.

Juan Clavero sostiene que la propuesta de sanción no responde a un acto de mala fe sino de incompetencia y desconocimiento de la causa por parte de la administración.

El proyecto sigue adelante y el colectivo espera ahora la emisión del certificado CITES, único documento que les falta. Al mismo tiempo se procederá a la colocación del chip identificativo a cada una de las tortugas moras para poder devolver a los animales al Zoo de Rabat. Tras pasar la cuarentena allí se decidirá su destino definitivo.