Los tres nuevos concejales del Ayuntamiento de Ubrique han pasado por la SER para valorar las distintas áreas en las que tendrán competencias hasta el año 2023. La solución al problema endémico del tráfico, el fomento del comercio o continuar promocionando las excelencias turísticas del municipio son los grandes retos a los que se enfrentarán los concejales debutantes.

José Antonio Herrera, funcionario de administración de justicia, milita en las filas socialistas de Ubrique desde 5 años, habiendo formado parte de la lista electoral en 2015, siendo ahora cuando toma contacto por primera vez con la política activa. Las áreas en las que el edil ubriqueño tendrá competencia en el actual mandato son: Policía, Seguridad Ciudadana y Tráfico. El concejal es conocedor del gran reto que supone tratar con uno de los grandes problemas del municipio y espera estar a la altura para dar solución a los problemas que genera diariamente el tráfico de la localidad. Una solución que bien podría pasar por la aprobación del PGOU, lo que supondría poder plantear nuevas zonas de aparcamiento y realizar las convenientes reestructuraciones del municipio para favorecer la descongestión del tráfico.

Remedios Trujiilo es marroquinera, maquinista y socialista desde los tiempos del ex presidente Felipe González, a quien confiesa haber confiado su primer voto a los 18 años. Su abuelo fue un conocido músico de la localidad por lo que se ha mostrado muy ilusionada en dirigir las evoluciones de la Escuela Municipal de Música desde el Ayuntamiento. La ubriqueña también estará al frente de la delegación del mayor, ante la cual se muestra “muy ilusionada por convivir desde hace 25 años muy estrechamente con ellos” y también le ha sido encargada la labor de seguir apostando por el fomento del comercio en Ubrique.

Otro de los debutantes en el equipo de gobierno es el maestro del CEIP Ramón Crossa, José Antonio Orellana. Al estar orientada su actividad profesional hacia el entorno educativo y ser un apasionado del deporte, entrena al CABU femenino, Orellana ha manifestado sentirse muy satisfecho con las delegaciones asignadas por la alcaldesa, alejadas de su “zona de confort” pero que “suponen un auténtico reto y le hacen estar aún más motivado para dar lo mejor de sí mismo”.
El docente de 6º de Educación Primaria estará al frente de la Delegación Municipal de Turismo, un estamento que atendiendo a datos objetivos ha logrado conseguir importantes metas durante los últimos 4 años. La Q de calidad para Oficina de Turismo y Yacimiento Romano de Ocuri, aparte del afianzamiento del turismo industrial, son “magníficos puntos de partida” para el nuevo edil ubriqueño. También le ha sido asignada la función de comandar el departamento de fomento creativo, considerándolo “un reto”.