La Asociación de Comerciantes de Ubrique se ha unido, a través de la Federación del Comercio de Cádiz, a la inmensa mayoría de comerciantes de la provincia para lanzar una campaña que impulse la actividad en el comercio local y reactive la economía en estos establecimientos.

 Lo hacen en un contexto en el que el Gobierno da marcha atrás a una decisión que consideran “incomprensible” como es el de prohibir las rebajas en las tiendas físicas limitándolas solo a Internet. Pese a la rectificación, desde la ACU, su presidente, Andrés Morales, considera que llega tarde y deja a todos estos pequeños comerciantes “fuera de juego”.

Las rebajas existirán finalmente en estas tiendas aunque serán muy diferentes a como las entendemos hasta ahora. Andrés Morales ha explicado que el panorama ahora es muy distinto ya que tienen que hacer frente a un tiempo en que las ventas han caído y hay muchos trabajadores en situación de ERTE que no han cobrado la prestación.

La incertidumbre en todos los aspectos tampoco ayuda. El comerciante tiene miedo incluso a abrir su negocio y el cliente no se atreve a consumir como lo hacía antes. Por eso las prioridades y los objetivos, sobre todo a corto plazo, son distintos y pasan por reimpulsar los negocios y contratar al personal. No obstante, en Ubrique no se pierde la perspectiva del Centro Comercial Abierto ya que es por donde debe pasar el futuro.

En el caso local, en torno al 60-70% de los comercios están abiertos a día de hoy. Desde la ACU se trabaja con el Ayuntamiento para consensuar medidas que faciliten la situación a todos. Unas medidas que pasan por la exención de tasas, la promoción y fomento de los establecimientos y sus productos y otras aún por determinar que esperan dejar fijadas a final de esta semana.