Las lluvias caídas estos días en la comarca de la Sierra de Cádiz suponen un punto de inflexión en el sentido de que acaba un período otoñal en el que hemos tenido precipitaciones en días puntuales y donde las temperaturas, como viene ocurriendo en los últimos años, son más elevadas que las que tradicionalmente se han tenido en esta época. 

 El meteorólogo José Manuel Jiménez Curado ha adelantado que la tendencia prevista es diferente debido fundamentalmente a la llegada de lo que denominan ‘carrusel de borrascas’ que hacen que las precipitaciones, cuando se produzcan, permanezcan durante varios días. A este respecto, sentencia que “las lluvias han llegado para quedarse”. 

En la sintonía de Radio Comarca ha explicado que en estos días el agua ha caído de manera muy homogénea y que Grazalema se ha ‘salvado’ de una cantidad mayor, siendo en esta ocasión Bornos uno de los municipios donde se ha recibido un mayor volumen, con más de 80 litros por metro cuadrado. También Ubrique ha superado los 50 si bien el resto de pueblos han oscilado en torno a los 40. 

De cara al fin de semana la situación no variará si bien parece que habrá una tregua de agua hasta la tarde del sábado. No obstante, estos días estarán marcados por una ciclogénesis (no explosiva) pero que puede conllevar incidentes menores en terrazas y balcones debido a las rachas de viento.