La tasa media de incidencia en la comarca de la Sierra de Cádiz, disparada en algunos municipios como Ubrique, ha hecho saltar las alarmas entre los padres y madres que, durante la Semana Santa, han incluso dudado sobre si sus hijos debían o no acudir a las clases. Sin embargo, desde la dirección de centros como el IES Las Cumbres, han defendido que el de la educación es uno de los entornos más seguros y que, en ningún caso, supone un riesgo de contagio mayor que ningún otro. 

Su director, Antonio Macías, ha explicado que a día de hoy cuentan con 12 alumnos positivos en COVID-19 y otros tantos aislados por contacto estrecho. Unos datos que, extrapolados al conjunto de la localidad, coinciden con la tasa que tiene Ubrique en la actualidad. Sin embargo, Antonio Macías ha hecho un llamamiento a la tranquilidad y espera que, al igual que la subida de contagios se ha producido de golpe, el descenso se produzca igual. 

De hecho, y pese a la alta incidencia, el momento que viven ahora no es peor que el que se produjo ya en los últimos días del segundo trimestre o en el mes de noviembre, cuando acumularon un mayor número de casos entre sus alumnos. 

 Fundamentalmente, el director del centro confía en un protocolo que elaboraron el pasado verano, casi ‘a ciegas’ ya que nadie sabía a lo que nos enfrentábamos, pero que ha demostrado ser eficaz gracias al trabajo del personal del instituto además del buen comportamiento de los alumnos, el cual ha calificado de “ejemplar”. 

Por todo ello, Antonio Macías espera tener un tercer trimestre tranquilo, que se desarrolle con esta cierta normalidad pero que, académicamente, trae novedades como que no habrá recuperaciones de septiembre ni para 4º de ESO ni para 2º de Bachillerato. Tampoco para Selectividad y todo quedará resuelto antes de las vacaciones de verano.