Foto: FibrAlset

La Residencia de Ancianos de Alcalá del Valle ha sido desalojada en la mañana de hoy.

La Guardia Civil montaba un dispositivo sin previa comunicación de la Junta de Andalucía ni al equipo de gobierno municipal ni a los familiares de la treintena de residentes que aún quedaban en dichas instalaciones, del traslado hasta la residencia de Tiempo Libre de La Línea de la Concepción.

El alcalde alcalareño, Rafael Aguilera, ha mostrado su enfado al considerar que la Junta está tratando a sus abuelos como “mercancía”.

Los ancianos han sido trasladados en ambulancias y autobuses y será una empresa externa adjudicada por el gobierno autonómico quien se haga cargo del cuidado de todos ellos, -recordamos- positivos en COVID-19.

 La “incomunicación” de la Junta con el Ayuntamiento de Alcalá y con los familiares hace que su alcalde desconfíe de la administración, que tiene las competencias de la residencia desde el pasado viernes.

Rafael Aguilera ha asegurado que está en estrecho contacto con el alcalde de La Línea para garantizar el mejor de los tratos para con sus vecinos. No obstante, seguirá luchando por llevarlos de vuelta a Alcalá y que sean atendidos en casa, el mejor lugar según el primer edil alcalareño para sus abuelos.