La Fundación López Mariscal ha vuelto a dotar de personal y de material a la residencia de ancianos de Ubrique.

La cifra de trabajadores que el colectivo ha puesto a disposición del centro asciende a 19 para garantizar el mejor trato y cuidado de nuestros mayores. Todos ellos permanecerán en la residencia el tiempo que precise la situación, ya que tienen un contrato indefinido.

A día de hoy, la fundación ha dotado a la residencia de 30.000 guantes, 70 termómetros y en torno a 100 litros de gel hidroalcohólico, así como de monos de protección para el personal. Además, durante esta semana han hecho entrega de 36 televisores que han sido instalados en las habitaciones de los residentes, lugar donde pasan la mayor parte del tiempo.

Durante este estado de alarma, la fundación está repartiendo también lotes de productos de alimentación ya no sólo en Ubrique sino también en localidades como Puerto Serrano, Sevilla o Jerez. Precisamente el municipio jerezano ha sido el último en recibir un total de 250 lotes de productos de primera necesidad.

Esta acción redunda en esas familias vulnerables y/o de riesgo de exclusión social pero también en los pequeños comercios ubriqueños ya que todos los alimentos son comprados en tiendas locales, no en grandes superficies. Esther Carrasco, colaboradora de la fundación, ha explicado que de esta manera se contribuye con la economía local y se ayuda a esos autónomos y pymes que tienen que hacer frente a una situación también complicada para ellos.