El municipio de Grazalema ha puesto en marcha una iniciativa por la cual trabajadores municipales están procediendo a realizar la compra a los grupos de vecinos más vulnerables entre los que se encuentran los mayores de 60 años, vecinos con enfermedades crónicas o personas con dificultad de conciliación laboral.

 A través del 630.177.680 los Servicios Sociales del Ayuntamiento gestionan la compra en los establecimientos de Grazalema y Benamahoma que pueden permanecer abiertos.

Asimismo, el Consistorio trabaja en la concreción de un paquete de medidas por valor de 40.000 euros que redundarán fundamentalmente en pequeños empresarios y autónomos. El alcalde, Carlos García, ha explicado que trabajan en una doble vertiente, la supresión de tasas e impuestos municipales y el establecimiento de un nuevo calendario de cobros para 2020.

Como pueblo que vive eminentemente del turismo, Grazalema está presentando una imagen desoladora con sus calles completamente vacías. Algo que “hiela el alma” a su alcalde pero que a la vez le hace sentir alegría por la responsabilidad de sus vecinos a la hora de cumplir con el confinamiento. Esta situación hace débiles a municipios como estos los cuales tendrán que recuperarse con la ayuda de diferentes administraciones.