La Federación de Empleadas y Empleados de Servicios Públicos de la UGT de Cádiz ha solicitado a la Diputación la realización, con carácter urgente, de las gestiones necesarias al objeto de facilitar la vacunación prioritaria a los trabajadores y trabajadoras del Servicio de Atención Domiciliaria en los municipios de menos de 20.000 habitantes. El secretario general de la FeSP de UGT, José Porras, ha señalado que esta reclamación llega ante la advertencia y consejo de las autoridades sanitarias para evitar el contagio de la COVID-19. 

José Porras entiende que existe una situación de discriminación frente a los trabajadores de centros residenciales puesto que los usuarios a los que prestan servicio son personal de riesgo e, incluso, con trabajadoras que tienen que acudir a domicilios de diferentes dependientes con el riesgo de propagación que existe. 

Desde el sindicato se muestran optimista ante un hecho que consideran “de justicia” y aseguran que ejercerán toda la presión posible y a todos los estamentos y administraciones, incluyendo a la Junta de Andalucía a los que han reiterado la exposición permanente que, diariamente, comporta su labor, y que incide especialmente en usuarios de avanzada edad. 

Por último, José Porras ha aprovechado para denunciar las precarias condiciones laborales de este colectivo que se han visto agraviados en esta situación de pandemia, desde la falta de EPIs en el inicio de la misma. Unas trabajadoras que, en su amplia mayoría, se encuentran con unos salarios que rara vez superan los 500 o 600 euros