La Diputación de Cádiz, a través de su servicio de Bienestar Social, ha hecho entrega a los ayuntamientos de la provincia o a las empresas concesionarias de la ayuda a domicilio, las mascarillas que le ha facilitado la Junta de Andalucía con las que prestar el servicio en todos los municipios de la provincia.

 En total se han repartido 5.300 unidades que tienen como destinatarios los 2.526 usuarios de Grado III, es decir, los de dependencia más severa, por lo que apenas ha alcanzado a dos mascarillas por usuario. Algo que considera insuficiente María Yanitza, secretaria de Salud Laboral de la FeSP de UGT, quien sigue reclamando la llegada de los EPIs para todas las trabajadoras.

Algunos municipios de la comarca de la Sierra de Cádiz como Prado del Rey, Espera, Bornos y Algar ya cuentan con algunos de estos Equipos de Protección Individual. María Yanitza considera imprescindible que estos lleguen a todos los puntos de la provincia y la comunidad autónoma ya que, de lo contrario, las consecuencias podrían ser devastadoras.

En la sintonía de la Cadena SER se ha mostrado positiva de cara a un desenlace cercano si bien advierte que ya hay trabajadoras que con crisis de ansiedad que se están dando de baja. El nerviosismo se está extendiendo en un sector que no parará hasta que consiga que todas puedan trabajar en condiciones de seguridad sanitaria.