El pleno municipal del Ayuntamiento de Ubrique se reúne esta tarde a partir de las 19:00 horas, de manera telemática debido a las medidas sanitarias vigentes y con carácter extraordinario para proceder a la aprobación provisional del PGOU. Se trata del expediente más grande que pueda tener cualquier Consistorio, en un documento que cuenta con 1.532 páginas, 12 anexos y 45 planos, 29 de ellos en formato A3.

A él se incorporan los informes sectoriales y las alegaciones que se realizaron en su período de exposición pública. No obstante, no son cambios sustanciales, sino que atienden más a la semántica y a la terminología, obedeciendo a las instrucciones de la propia Junta de Andalucía. También incluye anexos sobre saneamiento de agua, electricidad, gas, telefonía, tráfico, estudios de contaminación acústica, medioambiental, etc.

Manuel Ángel Chacón, delegado municipal de Urbanismo, ha explicado que el PGOU aborda para Ubrique un modelo de ciudad compacta y rellenando los huecos vacíos, con un crecimiento orientado hacia el sur y condicionado por la orografía del terreno y por la convivencia con dos Parques Naturales.

El PGOU viene a plantear respuestas (si bien las soluciones deben venir posteriormente acompañadas de inversiones) a los problemas históricos del municipio como las inundaciones, la movilidad, el tráfico o el suelo industrial para el que contempla 11,48 hectáreas.

Se trata de la tercera fase, y en principio la última, a la que se da luz verde en Ubrique, donde ya se tramitó el avance y la aprobación inicial. Posteriormente se sometió a las evaluaciones pertinentes y pasó por la Comisión Territorial de Ordenación del Territorio y Urbanismo. Una vez se diligencie se trasladará al gobierno autonómico para que, tras una última revisión, quede pendiente de su publicación en el BOJA. Algo que puede llegar, según las estimaciones de Manuel Ángel Chacón, en el primer semestre de 2021. Pese a que se trata de un procedimiento administrativo reglado, cabe la posibilidad de que haya que corregir o subsanar alguna cuestión de última hora imprevista, e incluso alguna reclamación u otra cuestión que ataña a cualquier detalle.