Antonio Rodríguez Carrión

Una investigación preclínica, publicada en la revista Science, ha demostrado que la plitidepsina, un fármaco español, disminuye casi al 100% la carga viral del SARS-Cov-2. El fármaco, que se utiliza ya como un medicamento contra el cáncer, es según este estudio el compuesto más potente descubierto hasta ahora para frenar la COVID-19. 

 El ensayo clínico ha comprobado su efectividad en ratones por lo que han propuesto que se autorice la realización de los primeros ensayos clínicos en humanos. En esta nueva fase se establecerán grupos de pacientes voluntarios en diferentes tramos de edad y donde también se incluyen grupos con patologías como la diabetes o la hipertensión. 

Antonio Rodríguez Carrión, doctor del Observatorio de Salud ‘Especialistas ¡YA!’, ha explicado que el fármaco puede estar ya disponible en unos meses y se presenta como ideal para aquellas personas (una de cada veinte en el mundo) a las que la vacuna no les surte efecto. 

No obstante, la plitidepsina en ningún caso sustituye a la vacuna, sino que da una muestra de que el tratamiento de las enfermedades tiene muchas vías. La vacuna supone la salida al túnel tan largo que atravesamos ya que crea las defensas necesarias para combatir el virus. En el caso del fármaco, hablamos del medicamento a utilizar una vez que ya nos hemos contagiado. 

El hecho de pertenecer a una empresa española otorga el prestigio y el reconocimiento a los investigadores del país, aunque se está llevando a cabo en colaboración con otros laboratorios de Francia o Estados Unidos. El suministro de este medicamento y el reparto que se haga del mismo dependerá de los contratos que se firmen con las diferentes administraciones.