Este mediodía ha quedado inaugurada la octava edición de la Feria Ganadera de Benaocaz.

Un evento que se desarrolla durante todo el fin de semana, con un amplio programa de actividades para público de todas las edades. Un mundo rural, el sector ganadero, de donde todo nace y cuya transversalidad se pone de manifiesto en mundos como el gastronómico o el turismo, tal y como ha explicado la delegada del gobierno de la Junta en Cádiz, Ana Mestre.

La Sierra de Cádiz es además cuna de la ganadería elevada a la excelencia por los productos autóctonos que en esta feria también se pueden degustar. Rodrigo Mangana, presidente de la Asociación de Ganaderos de Benaocaz, realzaba el trabajo que realizan todos los ganaderos de la zona, el cariño que le imprimen y su preocupación por el que considera su máximo reto: asegurar el relevo generacional y evitar la despoblación.

La alcaldesa de Benaocaz, Ana Belén García, ha remarcado el sacrificio que supone para los ganaderos su trabajo durante todo el año. La primera edil ha señalado que para ella “es un honor poder ser anfitriona de un evento con tanta repercusión como este”.

Por su parte, el secretario provincial de ASAJA Cádiz, Luis Ramírez, ha incidido en el auge de esta feria, que cada año va a más y que lo remarcan la gran cantidad de actividades propuestas e incluidas en el programa así como la participación en las mismas. Por ejemplo, en el concurso morfológico ya está asegurado el incremento de participantes en todas las categorías.

Miguel Rodríguez, delegado de Turismo de la Junta en Cádiz, ha asegurado que “en la Sierra de Cádiz se pone de manifiesto la riqueza de nuestra provincia”. El arcense ha analizado la importancia que tiene el ganado para el turismo rural, que lucha por la estacionalidad que tiene Cádiz y que demuestra que la provincia es más que sol y playa.