Según informa el Consorcio Provincial de Bomberos, las intervenciones por viento y lluvia han provocado hasta ahora unas 220 salidas en toda la provincia. Ayer apenas se registraron una veintena de actuaciones.

La mayoría de ellas, retiradas de cristaleras, chapas, tótems y caídas de ramas y árboles tanto sobre la vía pública como sobre vehículos. Sin daños personales.

También se han retirado, carteles, antenas, toldos, techos de aparcamientos, gasolineras e instalaciones públicas, techos, tendidos de luz y cableados, poste de electricidad. Apenas se han registrado salidas por lluvia.